Recent Posts

Inteligencia emocional, en partes

natural-english-hemisferios12

Hagamos un poco de memoria -siempre es buen “refrescarla” y hasta “llevarla un rato a pasear”- y recordemos el concepto de inteligencia emocional, pero ahora hagámoslo -por favor- “partiendo en dos el término”.

No es un secreto: está formado por 2 palabras, así que la primerainteligencia’ se refiere generalmente a la capacidad para escoger la mejor opción, entre varias, cuando se busca una solución; está relacionada con la capacidad de entender y procesar información para utilizarla adecuadamente.

En el caso de ‘emocional’ se refiere a todo el “aparato” que como seres humanos tenemos para sentir y expresar lo que sentimos a través de diversas manifestaciones incluso físicas.

Cuando juntamos los términos, estamos hablando de la capacidad para identificar tanto los sentimientos propios como los ajenos, y la habilidad para el manejo y control de esos sentimientos.

Como hemos dicho -otro repaso a la memoria- el concepto “compuesto” (inteligencia emocional) se le atribuye al psicólogo Daniel Coleman, quien no sólo se quedó en “crear” el concepto, sino que intentó explicar todo lo relacionado con la “nueva” inteligencia.

Por supuesto, no es que fuera nueva, seguramente ya había quien la usaba y lo único que hizo él fue “documentarla” y reunir toda aquella “evidencia” para que nos pudiera servir a todos, sin distinción. La clave fue entonces buscar cómo desarrollarla.

Para eso, y aquí es donde viene la aportación de hoy, pues de esto no habíamos hablado, Coleman subdividió la inteligencia emocional en cinco habilidades necesarias e indispensables.

Cada una de ellas tiene también sus propios elementos, pero éstos los veremos otro post, más adelante, para que podamos ir por partes y comprender paso a paso que siempre es mejor.

-Autoconciencia, es decir, la habilidad de reconocer nuestros sentimientos, estados de ánimo, ‘reacciones’ emocionales, y todo aquello que tiene que ver con la forma en que “procesamos” lo que ocurre a nuestro alrededor.

-El segundo elemento es la autorregulación, es decir, la forma en que manejamos nuestros estados de ánimos e impulsos, en la que le damos cauce a lo que sentimos.

-No podemos dejar a un lado la motivación, que no se refiere a lo que desencadena la emoción o sentimiento sino a lo que nos lleva a desarrollar la inteligencia para cumplir con un estado de bienestar.

-¿Te pones en el lugar de otro? Esa es la empatía e implica tener no sólo conciencia sino entender las necesidades y preocupaciones de las demás personas, incluidas con las que tenemos relaciones más cercanas.

-Existe un elemento que se nombra o “escucha” pocas veces: la destreza social, o sea, la forma en cómo influimos en las demás personas para que puedan también desarrollar sus habilidades emocionales.

Todas estas habilidades forman parte de la inteligencia emocional y los objetivos de un plan para desarrollarla significa trabajar en estos cinco elementos para que se potencie todo la capacidad, pues, como una mesa, con una “pata” que falte sería más difícil que pudiera funcionar o mantenerse en pie.

  1. Atrévete y saldrás adelante Leave a reply
  2. Inteligencia emocional y sus componentes Leave a reply
  3. Tips para cuando vas a buscar empleo Leave a reply
  4. Evitar el estrés social Leave a reply
  5. Música de fondo para la mente Leave a reply
  6. La información en tus manos Leave a reply
  7. Hechos más que palabras Leave a reply
  8. Cantar es saludable Leave a reply
  9. Empieza a activarte Leave a reply