El inglés “sin pantallas”

natural-english-mv36

Desde mi punto de vista, el cine es como la música: no conozco a nadie -aunque seguramente sí existe- que no haya visto y disfrutado por lo menos una película en su vida, como no hay alguien en el mundo que no goce al menos con alguna canción o algún ritmo.

Claro que hay diferencia entre la penetración de la música en la naturaleza humana comparada con el cine que es un producto un poco más complejo que quiere un trabajo de producción. La música puede crearse incluso sólo con un chiflido.

Te platico esto porque, al momento de escribir esta colaboración, se vive, en todo su esplendor, el Festival Internacional de Cine de Cannes, en Francia. Como te imaginarás, no es un encuentro en el que sólo se hable de cine francófono (de habla francesa), sino que tienen cabida todas los idiomas, todas las expresiones.

Pero particularmente este 2015, una “polémica” ha “invadido” ese espacio que, a diferencia de los eventos hollywoodenses, tiene una mayor “democracia”, una mayor diversidad de géneros e incluso de lenguas habladas.

Sin embargo, esta ocasión, como en ninguna otra, el dominio de una lengua en los filmes está “levantando” ámpula: el inglés ¿por qué? Porque la mayor parte de las películas que se presentan en la muestra está en el idioma de Shakespeare.

Pero lo más curioso de todo es que de los cineastas participantes, solamente dos son estadounidenses y ni siquiera hay directores ingleses, lo cual indica que la mayor parte de los creadores son de países que no necesariamente hablan el inglés.

Según las notas periodísticas, el Festival de Cine de Cannes “es casi la versión cinematográfica de las Naciones Unidas” porque los cineastas y los medios del mundo están representados de una forma u otra. El bulevar de la Croisette, a la orilla del mar en Cannes, es una mezcla de idiomas.

Aunque puede ser un “enigma” para muchos el hecho de que los directores hayan decidido filmar en inglés, es un hecho que -me atrevo a decirlo sin saberlo a ciencia cierta- están conscientes de que es la mejor forma de alcanzar un mayor público.

Joachim Trier, de Noruega; Matteo Garrone, de Italia; Yorgos Lanthimos, de Grecia; y Michel Franco, de México son algunos directores que llegan con cintas en inglés bajo el brazo, y uno de ellos, el griego se explica así:

“No sé por qué tanto escándalo. Es algo que ocurre en esta época y en este tiempo, la gente vive en todas partes y va a cualquier parte. Supongo que es raro, una coincidencia interesante, pero fuera de eso no creo que signifique más.

“En mi caso, definitivamente, fue más fácil hacer una película en inglés y tener más recursos que lo que tenía en Grecia, así que esa es parte de la elección”.

Ahora bien sí  sabemos que la tecnología ya permite traducir todas las películas “en el momento”, pues la pregunta sería ¿por qué filmar en ese idioma? Me atrevo a decir porque, contrario a lo que se dice o cree, el inglés no está “bajando”, sino que está viviendo su mejor momento.

Es un hecho que, como cualquier región del mundo, Europa puede ver con “recelo” que el inglés -una lengua franca- los haga perder su esencia, pero la verdad es que el idioma anglosajón sólo busca ser un vehículo para comunicar más y mejor. De eso, a quienes nos dedicamos a enseñarlo y difundirlo, no nos queda la menor duda.

De lo que tampoco nos queda duda es que nadie quiere quedarse rezagado en un mundo que avanza vertiginosamente, así que, si se trata de estar al día, aprender inglés ya no sólo es una cuestión “de película” sino de realidad.

Al que madruga…

natural-english-autoestima36

Un rasgo particular que aprecio mucho en las personas es la tolerancia, pero no entendida como algo “utópico” o remoto, sino como pequeños detalles que la hacen grande como, por ejemplo, el saber escuchar una opinión y respetarla, o simplemente no discutirla.

Esto no quiere decir que quiero que en todo estén de acuerdo conmigo, tan sólo que  respeten (y yo respete también) que pensamos distinto; sí, sí, ya sé, esto suena trillado, pero cuando lo aplicas o conoces gente que lo aplica, digamos que puedes experimentar ese bienestar del que te hablo: saberse respetado por lo demás.

Te cuento esto porque casi siempre hay una “lucha” de contrarios, y sobre todo de personas que buscan convencer al otro de que tienen la razón; pero eso no ocurre en instituciones como Natural English, en donde ni siquiera intentamos que te convenzas de nuestro método porque hacerlo, convencerte, es un proceso personal; cuando veas resultados, te convencerás por ti mismo.

Y bueno, todo esto, sin duda, tiene un razón de ser porque lo que aquí compartimos contigo no tiene otro objetivo que dar un poco de lo que nos ha servido; lo que deseamos es que tomes lo que te sirva y lo emplees para bien.

Hoy, por ejemplo, en ese mismo tenor de no entrar en polémica, quiero compartirte unas ideas breves sobre lo bueno que ser “madrugador” puede traer a tu vida; eso no quiere decir que quienes se consideran ‘aves nocturnas’ no puedan obtenerlo. Por eso, el principio es básico: son sólo opiniones que puedes tomar para ti.

Mira, a mí en lo particular, levantarme temprano siempre me da la sensación de que el día me dura más; puede sonar obvio para muchos, pero quienes no lo experimentan, simplemente sienten igual si se levantan a las 8 que a las 10.

Esto es algo personal, pero recientemente encontré una colaboración en el sitio excelsior.com.mx, en el que el autor nos da cinco sencillas y buenas razones para “desmañarse”; aquí te las comparto.

Yo creo que si empiezas bien, sin duda, terminarás bien y eso implica todos los aspectos en los que te involucres durante el día; ah, y si estás en proceso de aprendizaje de nuevas tareas laborales o profesionales -o de algún arte o idioma- verás que el levantarme temprano te hará tener un mejor aprovechamiento.

-Date tiempo para ejercitarte por la mañana. Esto no sólo te ‘despertará’ y te activrá, sino que permitirá una “aceleración” del metabolismo, quemarás mucho más calorías y tendrás un mejor aprovechamiento de la alimentación; además, es muy posible que no sientas el “hambre” que a veces “te traiciona” y nos hace comer entre comidas sin medida y sin cuidado.

-Sin duda, quienes se levantan temprano tienden a estar más alerta -aunque haya quien diga que son más “soñolientos”. Investigadores de la Universidad de Alberta aseguran que quien madruga está más alerta a las 9 de la mañana, una hora “perfecta” para empezar en el trabajo profesional.

-Según el experto, un estudio de la Universidad de Londres demostró que los “desmañanados” (entendido el término no como quien se desvela, sino como quien madruga) tiene mucho menos estrés y suele tener menos “bajones” que quien se levanta después de las 7 de la mañana.

-Las personas “mañaneras” son mucho más hábiles para resolver problemas laborales, de tal modo que si estás empezando en tu empleo o si tienes tiene ya un tiempo y buscas ascender, será una buena oportunidad para “despegar” o “resaltar” con tu trabajo.

-Si has estado perdiendo concentración en tu chamba, madrugar te ayudará a salir del paso: según la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, las personas nocturnas no son tan confiables como las que despiertan y se levantan temprano.

Como dijimos al principio, esto no es una cuestión de polémica, sino de ayuda: si lo que aquí compartimos te sirve, ¡adelante! Empieza por levantarte temprano ¡mañana mismo!

Logra un cambio en la mente

natural-english-satisfaccion25

A veces queremos ser como superhéroes con poderes y habilidades capaces de lograr que otras personas actúen para lograr un objetivo; a mí me sucedía con frecuencia en el ámbito laboral: no lograba que un proyecto “convenciera” a todos de la misma forma para que pudiera lograrse.

Había días en que, de plano, quería yo entrar en la mente de mi interlocutor para tan sólo “bajar un interruptor” y lograr convencerlo. En muchos casos, claro está, su opinión resultaba en buen parte razonable, pero esto no me quitaba la “sensación” de que yo podía tener razón.

No había yo reparado nunca en que en realidad esa “herramienta mágica” existía; bueno, bueno, la llamo así tan sólo para expresar que sí existe una forma para lograr, si no convencer al 100 por ciento a las personas de lo que decimos, si dejarles una semillita para que esa buena idea nuestra germinara en sus mentes.

Por supuesto, te estoy hablando de la programación neurolingüística, que ese “poder” del que te hablo -entre otros- ¿y cómo es que funciona esto?

Como la PNL te ayuda a ‘asumir’ tus responsabilidades, las respuestas de la otra gente son resultado de la comunicación que uno va a “ejercer” sobre ellas. De hecho, reconoce -o te ayuda a reconocer- los recursos mentales y emocionales que necesitan, incluso si actualmente no los reconocen o están utilizando.

Como sabemos, cada persona es única en el mundo y tiene su propio modelo y es dueña de cada una de sus decisiones y acciones (que implican decisiones) y éstas se basan en los recursos que actualmente perciben como disponibles.

Si te percibes o aprendes a percibir que para hacer algo le falta un elemento, una herramienta, un conocimiento -o puedes averiguar qué es lo que le falta- ¿qué crees que ocurrirá si se los facilitas, si se los das, si se lo ofreces?

Recordemos que las personas perciben lo que ocurre a su alrededor de acuerdo con cuestiones no solo de raciocinio sino también emocionales, y esa ‘versión’ de la realidad es un parte, nada más.

Por supuesto, es mi deber aclarar que la PNL no es para los demás, sino para ti, para la persona que la aprende y practica, pero sin duda que ese cambio te hará encontrar mejores formas de ayudar a las personas a dar su máximo esfuerzo. Una buena comunicación de tu parte logrará resultados impresionantes con la gente que te rodea ¡y no es magia!

Dicen que el ejemplo arrastra y tan sólo hay que imaginarse qué pasaría si tuvieras la disposición -y todos tuvieran lo mismo- de encontrar una solución a cada problema que se presenta. Esto no podría generar sino más positividad, más motivación y, por ende, mejores resultados.

Cuando nos reprogramamos, cuando evitamos darle sentidos negativos a lo que ocurre a nuestro alrededor y le damos tan sólo su justa dimensión y empezamos a utilizar lo que tenemos a nuestro alcance siempre como una ventaja, lo que puede ocurrir es eso que muchas veces “llamamos” pero nunca llegó: el cambiar el mundo.

¿Por qué? Porque el mundo no es nada más ni nada menos que la forma en que percibimos todo lo que tenemos, lo que está a nuestro alrededor, y eso incluye a las personas que nos rodean, por eso, aunque no sea el objetivo, un cambio en la manera de percibirlos siempre traerá un cambio en la manera en que actuamos y recibimos respuestas.

Con la programación neurolingüística nunca le daremos la espalda a lo que podemos lograr, y siempre veremos el mundo de frente y con una mejor cara. ¿Probamos?

En Natural English siempre ganas

natural-english-musicoterapia12

Acabas de salir de la Uni, eres joven y con una vida completa por delante. El mundo es prácticamente tuyo, así lo sientes y te lo quieres comer a mordidas, sobre todo porque has descubierto el poder del conocimiento, del saber.

Cualquiera que sea tu carrera, estás en ventaja sobre muchos otros profesionales: estás actualizado, estás en lo que en este momento está “in” en tu área. Los más recientes descubrimientos y conocimientos los tienes a la mano gracias al internet…

Pero aún así las dudas te asaltan; tienes “un buen” (gran cantidad) acumuladas en tu cabeza, aún cuando estás por aplicar en tu primer empleo y todo indica que eres el mejor candidato. ¿Te irá bien? ¿Podrás con el ‘paquete´? ¿Y si te preguntan algo de lo que poco sabes o has investigado? ¿Dudarán de tu capacidad? ¿Te pondrán a prueba rigurosa sin ‘perderte de vista’?

Quizás más que en otras épocas, la competencia es tanta que las empresas quieren a los mejores profesionales, los más capacitados y, sobre todo, los que dominen idiomas además del español.

Como tú bien aprobaste todos los cursos y muchas veces has estado en franca charla con gente de otros países que habla inglés, estás completamente seguro de que no fallarás, pero te entran los nervios ¿y si el inglés es muy “técnico”?

Supongo que te preguntas, entonces, si hay alguna forma de no sentir ese miedo, de tener la plena seguridad de que no fallarás; tal vez en este momento desees un método que te permita “repasar” lo que sabes y adquirir mayor seguridad. Pero como ya “dominas” el idioma, piensa que no hay “curso” para ti.

Te pregunto ¿y todavía crees que Natural English no te puede ayudar porque se trata de un método de aprendizaje del inglés? Algo que, se supone, tú ya “pasaste” ¿no?

Pero ¿sabes? Uno nunca deja de aprender ¿o es que en español dominas todas las formas y posibilidades? ¿O es que sabes casi de memoria todo el vocabulario que hay, y a cada cosa puedes llamarla por su nombre?

Ciertamente, la teoría, los conceptos, el llamado “marco teórico” es fundamental para cualquier área de aprendizaje; aún en actividades prácticas o manuales como la carpintería (aunque es más bien un arte), uno necesita aprender para qué es cada herramienta, qué se puede y no hacer con ella e incluso aprender “trucos” para resolver problemas.

Y el mismo carpintero necesita actualizarse para que la moda y las nuevas tendencias no lo dejen atrás, no lo saquen del mercado. Si hay un curso de ebanistería con una nueva herramienta, sin duda que querrá estar ahí ¿lo dudas?

Así que si tú ya tienes el conocimiento, el saber cómo, el hablar, escuchar y dialogar en inglés no crees que Natural English sea necesario, pero quiero comentarte algo, antes de que lo descartes completamente.

Las herramientas adicionales que utiliza Natural English para el aprendizaje, como la sugestopedia, la musicoterapia y la programación neurolingüística nos ayudan a mejorar el aprendizaje, a hacer mucho más efectivo, a llevar el dominio del inglés a un nivel de hablante nativo.

Cuando aprendes con nuestro método, el miedo simplemente no existe porque hablas de la manera más natural, como si estuvieras hablando español, y eres capaz de comunicarte como si siempre lo hubieras hecho en este idioma.

Así que, si eres joven, con todos los conocimientos listos para “atacar” el mercado, y si has aprendido inglés en niveles de conversación y no has probado el NE, te invitamos a que te acerques. Es casi seguro que te encontrarás conocimiento útil y, sobre todo, herramientas de aprendizaje que podrás utilizar en otras área de tu vida, incluido, por supuesto, el desarrollo humano.

El mercado de trabajo te espera… Nosotros también ¡conócenos!

Lo que debes evitar para estudiar mejor

natural-english-autoestima33

En casi cualquier tema siempre habrá ‘expertos’ que nos digan lo que tenemos que hacer y cómo, nos darán toda una cátedra de los detalles que debemos tomar en cuenta, de tal suerte que, cuando nos vuelven a ver, nos preguntan con voz confianda ‘¿verdad que funcionó lo que te dije?’

A veces por quedar bien solemos contestar que “sí”, que todo “salió como me dijiste”, pero cuando regresa ‘la cargada’ en el próximo consejo, nos arrepentimos porque, en esta segunda ocasión, eufóricos ellos, se sienten tan bien que quiere acompañarnos para seguir nuestro proceso y ‘ver su obra final’,

Más allá de que la motivación de estos ‘consejeros’ puede ser le mejor de todas, lo cierto es que todo lo que nos pueden decir está basado fundamentalmente en lo que a ellos les funcionó, bajo ciertas circunstancias y para determinados fines.

Esto es muy común cuando queremos estudiar inglés y en alguno de estos casos, nuestros buenos amigos o conocidos nos recomiendan “la mejor academia” que existe; no dudamos, como hemos dicho siempre, de la capacidad de otras instituciones, pero siempre es importante entender en qué contexto aprendieron nuestros amigos.

En este caso, nuestra filosofía es no forzar a nadie y tan sólo presentarles nuestro método para que prueben y, en su caso, se convenzan de que puede funcionar, lo que sí hay que decir es que el método, por estar basado en la forma natural en que aprendemos, es muy difícil que falle.

De cualquier forma, siempre dejamos abierta la puerta para que puedas verificar lo que te compartimos; ahora bien, como esto de dar conejos también suele ocurrir en otros ámbitos, para evitarlos, hoy quiero compartir contigo 5 malos hábitos que nos puede perjudicar en el estudio.

Esto, por supuesto, no está en el tenor del “consejero” sino de la sugerencia, porque de lo que se trata es de que lo analices y veas en qué te puede servir o ayudar; por supuesto, estos puntos están basados en ‘post’ de gente que sabe del tema y por eso los recomendamos.

¿Estás listo?

Primero.- Todo aquello que te ‘saque del camino’ que no sea para ‘tomar un descanso’ (estoy usando lenguaje figurado o metáfora) o algo que beneficie mi marcha hacia le meta, no es funcional.

¿Hay alguna distracción? Pues eso te está sacando del camino, así que digamos “no” a estudiar con la televisión encendida, el videojuego que “nos espera”, la música que no tenga un fin específico -como la utilizada en la musicoterapia- y hasta los amigos que sólo distraen y no estudian a la par.

Bien, ¿a qué hora suelo estudiar? ¿Estoy consciente de que es la mejor hora para hacerlo? Porque si “aprovecho tomar la comida” mientras repaso, es probable que no haga ni una cosa ni otra. En ese mismo sentido, si ‘mientras descanso hago un respaso’, ni estoy haciendo esto ni estoy tomando fuerzas. Hay que programarnos bien para “hacer la tarea”.

Ahora bien, ¿sólo ‘estudias por internet’?  Bueno, es probable que no sea suficiente; lo recomendable es que, además de te tengas tus apuntes de clase, te apoyes en los libros y lecciones y que compares entre un material y otro, incluso en el de otros textos sobre el tema.

¿Qué tal estudiar unas líneas y contestar dos-tres publicaciones en Facebook? ¡Por supuesto que noooo! Aunque este punto podría entrar en el primero (los distractores) quise separarlo porque ahora es común que se compartan materiales de estudio por redes sociales (de ahí que al principio decía que no todo aplica en todos los casos), y que incluso haya una interacción.

Esto, por sí mismo no es malo; el problema es que se ha desvirtuado el uso de estas herramientas y, salvo que la actividad escolar verdaderamente esté vinculada a la red social, de preferencia hay que “apagarla”.

Si en tu búsqueda de un lugar “apropiado” piensas que puedes incluir “el autobús”, o la cama, creo que estás equivocado: hay que pensar incluso en la postura que adoptarás para evitar lo menos posible el cansancio muscular, máxime si estás estudiando algo extenso.

Como puedes ver, esto de evitar los malos hábitos al estudiar no es nada complicado; es simplemente una cuestión de querer para que vayas aplicando el sentido común.

Estudiar es una actividad que conlleva todo un rito en el que lo mejor es encontrar las mejores condiciones.

¿Pensar o hacer?

natural-english-autodisciplina17

Tenía un amigo que, durante la secundaria -la ‘difícil’ etapa de la adolescencia- abrazó tanto el estudio que obtuvo los mejores promedios del colegio; además, dejó de ser la persona hiperactiva que conocimos en la escuela primaria, y se convirtió en lo que podíamos llamar ‘un buen chico’.

Sin duda lo era; él no cambió en su forma de tratar a los demás: siempre fue un poco confianzudo, pero amigable y buena compañía. Lo curioso del caso es que su afán de aprender lo llevó a estar mucho tiempo inactivo.

Pasaba muchas horas en la computadora buscando información y, aunque no lo crean, iba con mucha frecuencia a la biblioteca a buscar material que no podía encontrar en la red ¿y qué tiene que ver esto con nosotros? ¿A dónde quiero llegar?

Verás:  Ricardo -que así le llamaremos para no revelar su identidad-, además de ser un gran estudiante y un gran consumidor de conocimiento, se convirtió en un tipo pensante, al que se le podía plantear casi cualquier tema y tenía respuestas convincentes.

Apreciaba eso que llaman ‘vida intelectual’, sumergirse en la mente, el análisis cesudo y la búsqueda de respuestas, al grado de que algunos compañeros que no valoraban la transformación lo consideraban perezoso.

Esto contrastaba mucho con mi forma de ser, en virtud de que yo era no necesariamente todo lo contrario, pero sí mucho más activo; claro que me gustaba (me gusta) leer buenos libros y sumergirme de vez en vez en la reflexión y pensamiento; en algún momento también me encantaba debatir, pero no era ‘mi fuerte’.

Para tomar una decisión, mis pensamientos eran mucho más ‘rápidos’ -o prácticos le llamaría algunos-; era un pensar ‘productivo’, más enfocado a cuestiones concretas. Era el actuar como expresión del pensamiento.

Digamos que pensaba no sólo en la solución sino también en la forma de aplicarla y ¡la aplicaba! (Bueno, lo sigo haciendo, pero hablo en pasado porque nos ubicamos una época anterior).

Mi amigo era metódico, ponderado, precavido ante todo. Yo era poco reflexivo, ansioso y hasta cierto punto impulsivo.

Y aunque no se trataba (ni se trata) de competir, ¿cuál crees que era el mejor de las formas de ser? Indudablemente que, si las tomamos como extremos, ninguna de las dos, pero si de escoger la mejor se trata yo diría que el equilibro, una balanza media entre las dos formas.

Ahora bien, lo que quiero dejar bien claro hoy es que, en el primer caso, la desventaja es mayor; Ricardo era un tipo impresionantemente pensante (perdón por la cacofonía, prometo no volverlo a hacer), que tenía casi siempre una respuesta. Si no, era lo de menos: analizaba y encontraba.

Sin embargo, no tenía casi nada de acción, no ‘aplicaba’ lo que sabía, y era dependiente en muchas cosas de su actividad física.

Me parece -y no por alabarme, puesto que yo también tuve que ‘equilibrarme’ hacia el lado intelectual- que mi forma de desenvolverme resultaba (y resulta) más efectiva, más práctica y a la postre me permitió una mayor adaptación las siguientes etapas.

“Si el hombre de acción es audaz, emprendedor, el “pensador” no se atreve, duda, es inseguro y tiende a la inercia. No se da cuenta de que toda decisión se toma en incertidumbre”, dice un ‘post’ sobre el tema.

Sucede que encerrarte en el plano mental, el de pensar, nos pone en medio del riesgo de evitar el contacto incluso con nosotros mismos… “pensamos” en lugar de “vivir”. El pensar es el lugar de la idealización, del deseo, de lo que podría llegar a ser, a tener, a alcanzar lo que yo quiera, pero ¿cuándooo!

Bien, en conclusión: no hay duda de que es la actividad intelectual la que manda, la que nos ponen frente a los problemas y las soluciones, pero hay que accionar, hay que actuar para que lo que pensamos tenga un efecto; de nada sirve que esté en nuestra mente si no es para que lo apliquemos.

En pocas palabras, por ahí hay una brevísima frase que lo resume todo: ‘verbo, no sustantivo’ ¿cómo ves?

Si escuchas bien aprendes

natural-english-superacion24

Definitivamente la música nos define y nuestro playlist seguramente dice más de nosotros de lo que nosotros podemos decir ¿no crees? Ciertamente, en gustos se rompen géneros y es muy posible que tu lista de canciones favoritas no sea igual a la de ninguna otra persona en el mundo.

Habrá coincidencias y hasta canciones que se repiten una y otra vez, pero lo que nos gusta será sin duda tan personalísima que me atrevería a decir que es como nuestra huella digital ¿no crees?

Recientemente leí un texto en una revista de música, sobre una persona que, por medio de un software, vinculó los gustos musicales de los estudiantes universitarios con los resultados de pruebas de conocimiento.

Esto lo logró por medio de la alimentación de datos de los estudios que aplican a los aspirantes a ingresar las escuelas de nivel superior de Estados Unidos, es decir, creó el programa que era capaz de enlazar los resultados de las pruebas académicas con los gustos musicales que los jóvenes habían expresado en los cuestionarios.

Aunque el resultado se expresó en un gráfico en el que pueden verse los nombres de varios artistas, grupos y músicos, es muy clara la tendencia que hay entre los que demostraron más valor en las pruebas con la música clásica.

En el primer lugar de la escala, es decir, aquellos estudiantes que obtienen los resultados más altos, el gusto musical más claro es Beethoven. Esto, desde el análisis personal, no significada otra cosa que: la música considerada clásica siempre estará vinculada a un mayor aprendizaje.

En uno de los datos que el ejercicio revela, está en de alumnos del Instituto de Tecnología de California tienen un resultado medio de 1520 puntos en la prueba de acceso a la universidad, uno de los más altos en Estados Unidos.

Entre sus gustos musicales más compartidos se encuentra Radiohead por encima del resto, y también otros como Bob Dylan, The Shins, U2 o Counting Crows. Muy de cerca le siguen los Beatles, Coldplay y Red Hot Chili Peppers.

Aunque puede tomarse por el lado negativo, lo que aquí trato es tan sólo de mostrarte cómo puede haber una clara relación entre lo que escuchamos y cómo aprendemos o más bien cuánto aprendemos, y es por eso que cito el ejercicio.

Pero a final de cuentas lo realmente valioso es que si estamos en medio de un proceso de aprendizaje o si queremos que nuestra mente entre en un estado de mayor recepción o imán de conocimiento, lo mejor que podemos hacer es buscar esos ritmos que le favorecen.

En el caso de Natural English, tenemos perfectamente claro qué tipo de música es la que nos beneficia a la hora de prepararnos para el aprendizaje; conocemos y sabemos que la inteligencia no se mide por los gustos sino que podemos lograr mejor conocimiento si usamos aquellas herramientas que nos lo facilitarán.

De ahí que tengamos una serie de melodías con ritmos específicos (60 compases) que puede llevar a un estado de relajación que en el conocimiento no tendrá ningún obstáculo, pero como siempre te decimos, lo más importante es que pruebes, que te acerques y que ‘escuches’ y veas una mejor forma de aprender.

Lo que nosotros te ofrecemos es una amplia experiencia en la utilización de la música -todo bien pensado y fundamentado en estudios científicos, pero también en muchos años de trabajo- para que consigas hablar inglés como si fueras un nativo.

Aquí los gustos musicales (todos) son bien importantes y todos tienen algo si los utilizamos para el aprendizaje del inglés (evidentemente tienen que estar en este idioma). Ven a compartirnos tus gustos y, de paso, nosotros te compartimos el nuestro que te hará aprender en pocos mes una nueva forma de expresarte.

¿Quién crees que frena tu avances?

natural-english-horarios18

Las creencias son tan benéficas como perjudiciales y son capaces incluso de afectar nuestra salud física, mental o emocional, porque de ellas emanan formas de comportamiento y conducta que muchas veces no sabemos que tiene una implicación negativa.

Lo primero, en todo caso, es identificarlas, pero ¿qué es una creencia? Ahora sí que ¿qué crees que es una creencia? Según la definición de algunos diccionarios en línea es un “firme asentimiento (afirmación) y conformidad con algo o alguien”.

También se dice que es confiar plenamente en que un hecho es seguro o verdadero, lo que implica que no hay duda o que no somos capaces de cuestionarlo, precisamente porque ‘creemos’.

A veces son cosas que aprendimos de nuestros padres o adultos que nos rodean, que adquirimos en la escuela, que alguien nos enseñó, o que vimos con nuestros propios ojos.

Por supuesto, todo lo que vemos o procesamos tiene la luz (o la oscuridad) de nuestras creencias, porque forman parte de nuestra vida, de cómo pensamos y de cómo ‘interiorizamos’ lo que ocurre a nuestro alrededor.

Esto, como puedes imaginar, nos viene desde niños porque desde entonces creamos mapas mentales o esquemas que se afianzan en nuestra mente a tal grado que, muchas veces, ni siquiera los aplicamos conscientemente.

Pero de todo nuestro esquema de creencias, las que pueden afectar más nuestra salud son las llamadas ‘limitantes’ porque ‘nos paralizan’, nos impiden conseguir aquello que queremos, por ejemplo, algunas de estas…

Me desagrada el deporte…

Me disgusta hacer dietas…

Nací negativo y así seré siempre…

Son noctámbulo y jamás podré dormirme o levantarme temprano…

La meditación es para gente que no tiene nada qué hacer…

Simplemente no se me da eso de pronunciar el inglés: no podré nunca….

La mejor forma de quitarme la depresión es comprando…

Estos son solo algunos ejemplos ¿te identificadas con alguno? ¿No? ¿Estás seguro? Casi puedo decirte que al menos en dos le atiné, y esto no porque yo sea un experto sino porque son de los que más frecuentemente he escuchado y que hoy recuerdo con más claridad.

Ahora bien, si no tienes ninguna de estas creencias limitantes ¿tienes tu propia lista? Porque el primer paso es identificarlas para poder ‘reprogramarnos’. Pero no te apures si no tienes idea de cuáles son las tuyas, porque precisamente aquí te diré una forma muy sencilla de encontrarlas.

-Cuando estés solo contigo mismo y establezcas un diálogo, pon especial atención en lo que expresas y cómo lo expresas, sobre todo repara en lo más recurrente de lo que dices. Por ejemplo, yo descubrí que con mucha frecuencia decía ‘no’…

‘Mañana no voy a poder llegar temprano al trabajo porque tengo el pendiente de…”

“No voy a pagar mi tarjeta de crédito porque tengo hasta el martes…”

Ojo, no con esto sólo estoy dando un ejemplo de mis diálogos, no quiere decir que el ‘no’ por sí mismo fuera una limitante o que aplazar un día mi pago de la tarjeta sea malo’, tan sólo lo comento porque de esa forma expresaba mis pensamientos.

Ahora bien, pongamos que tienes tu lista bien redactada ¿qué sigue? Pues cuestionarla ¿Esto que estoy diciéndome es verdad?

Tercer paso: sustituye las creencias negativas por las positivas, por aquellas que te motiven a seguir adelante y conseguir las metas. Aunque no es un proceso fácil o rápido, se logra con la paciencia y el tiempo. Con la visualización y repetición constantes.

De lo que se trata es de quitar obstáculos, de eliminar todo aquello que nos impide avanzar, porque, a final de cuentas, lo que creemos nos afectará tarde o temprano incluso en nuestro estado de ánimo.

Así que a trabajar se ha dicho…

Tu cuerpo ayuda a tu cerebro

natural-english-superacion23

Solemos ver las situaciones o cosas desde un punto de vista ‘conocido’ o tal como nos las enseñaron, pero aquí hemos hablado del beneficio que puede tener pensar en otras posibilidades.

Claro que no se trata de ‘romper esquemas’ por romperlos, o sólo porque aquí te lo decimos, sino sólo que eches a andar la imaginación y reflexionar sobre si eso que estás haciendo no sería mejor hacerlo de otra forma.

Por ejemplo, lo común es que empleemos el cerebro para mejorar todo nuestro cuerpo, todo nuestro ser, porque en él reside casi todo lo que somos como seres humanos. Él, digamos, es el amo, el que controla todo, el que todo lo puede.

Pero ¿has pensando en la posibilidad de que tu cuerpo le dé algo a tu cerebro? Digo, sí sabemos de que hay actividades que desarrollamos y que ejercitan nuestra capacidad cerebral, pero tal vez nunca hemos ‘cambiado’ el switch para que sea nuestro cuerpo el que influya en nuestro cerebro.

Así de simple… ¿Quieres ver cómo? Aquí te doy algunos tips, anímate a leerlos para que puedas ayudar a tu mente en lo proceso que día a día lleva, incluso sin parar, para que puedas ser mejor ser humano.

Hay que aclarar que cuerpo y mente trabajan conjuntamente, así que no se trata de que ‘sólo trabaje tu cuerpo’ o sólo pongas a trabajar a tu cerebro, como si fuera una alternancia: primero uno y luego el otro.

Aquí ambos trabajan en el bien común que somos cada uno de nosotros ¿me explico?

Bien, pues los expertos han observado que el cerebro capta señales que le llegan desde el resto del cuerpo, es decir, que no sólo ‘manda’ sino que también ‘recibe’ respuestas y las procesa, entonces ¿qué ‘parte’ de mi cuerpo manda buena vibra a mi cerebro?

1.- ¿Crees que es difícil fingir un sentimiento o una emoción? Tal vez no, pero reír es algo que no resulta tan sencillo; por algo está ese dicho que afirma que es más fácil hacer llorar que hacer reír, porque esta acción es de la más honestas. Uno ríe porque lo ‘siente´.

Ahora bien, tan sólo la ‘expresión facial’ de la risa ayuda al cerebro: un estudio demostró que personas que habían colocado palillos en la boca para ‘accionar’ los músculos faciales tal como si estuvieran riendo tuvieron mejor desempeño de ciertas tareas que a quienes las hicieron con una expresión facial seria.

En 1988, en otro estudio, los participantes que fueron obligados a sonreír sosteniendo una pluma en la boca calificaron la tarea como más divertida, en comparación con otros que no estaban obligados a sonreír.

2.- ¿Ha escuchado alguna vez que cuando uno abre los brazos ‘deja descubierto el corazón’? Esto, independientemente de la imagen que representó en tu mente, da una sensación de poder; me refiero, claro, a abrir los brazos.

Investigaciones revelan que estar en alguna postura que abre el cuerpo y se expande en el espacio personal puede incluso alterar los niveles hormonales, lo que hace que una persona se sienta más poderosa y más dispuesta a asumir riesgos.

3.- Tómate una siesta. Un cerebro cansado no funciona igual. Estudios revelan que darse unos minutos de descanso durante el día ayudan a la memoria, el aprendizaje y el rendimiento de la mente.

4.- Lo ideal sería hacer yoga, pero con el hecho de adoptar posturas que faciliten la meditación, respirar profundamente puede ayudar a aclarar tu mente y regularla.

Es posible que la concentración y  enfoque en los mecanismos cerebrales que controlan la postura y la respiración, tenga un efecto calmante sobre la mente, según los investigadores.

Ahora bien ¿estás dispuesto a hacer estas cuatro cosas para que tu cuerpo impulse tu mente?

Porque, evidentemente, esa es tu tarea y sólo se la haces podrás obtener la mejor calificación: tu bienestar ¿quieres intentarlo?

El conocimiento del futuro

natural-english-chat60

Dice un ‘post’ de expertos sobre las carreras del futuro: “… y los universitarios deberán tomar en cuenta el manejo de una tercera lengua”…

Y tú ¿ya tienes la segunda? Por supuesto, imagino que sabes que ellos están pensando en ésta como el inglés y, aunque no lo dicen, no hay duda ninguna porque es la lengua más hablada, principalmente en los negocios.

En esto también están involucradas las instituciones, las cuales deberán formar profesionales que tengan conocimientos, habilidades y capacidades específicas, a fin de ofrecer una variedad de profesionales.

¿Y qué más piden ahora? Pasantías y estancias mientras se estudia… comunicarse a diferentes niveles, trabajar en equipo, desarrollar liderazgos y aprenden a ser flexibles. En pocas palabras, o más bien en un palabra: ser polifacéticos.

Por cierto ¿ya sabes qué vas a estudiar? ¿A poco no es una pregunta que puede ponerte a ‘temblar’ seas tú el interesado o la mamá de un joven que está a punto de entrar a la universidad?

Mira lo que dicen los que saben:

Ingenierías en minería y/o metalurgia

Ingeniería Geomática

Química Metalúrgica

Ingeniería Aeroespacial

Biotecnología

Nanotecnología

Ciencias Ambientales

Telemática

Social Media

…son las carreras del futuro…

La recomendación no cambia: siempre hay que dedicarse a lo que uno le gusta para que no tenga que trabajar, pero a pesar de que vivimos en la era de la información no es común que la  tengamos a la mano para decidir.

Por eso hoy quiero compartir contigo algo relacionado precisamente con las carreras que están demandando más profesionales; en algunos casos podemos hablar de cuánto es el salario promedio.

En Natural English somos fieles a que no todo en la vida es dinero, pero no está de más que sepas cuáles son las carreras mejor pagadas porque lo económico siempre será un factor a considerar a lo hora de hacer planes a futuro.

Además, ya no se trata sólo de dominar los conocimientos del área que uno estudia; también se requiere de conocimientos y habilidades en otras áreas que no estaban dentro del ‘libreto’, hace apenas 10 años.

De acuerdo con el Reporte Laboral México 2014, realizado por la consultora especializada Hays, la industria en México requiere por lo general profesionistas con conocimientos concretos (principalmente adquiridos en las instituciones educativas) y habilidades desarrolladas que no siempre son aprendidas en las aulas.

O sea, que quien desee aspirar a un puesto de trabajo y verdaderamente tener oportunidad de obtenerlo, debe:

Saber sobre negocios y estrategias

Ser creativo

Tener visión financiera

Saber administrar recursos

Manejar y contener todo tipo de crisis

Hablar por lo menos una segunda lengua

De acuerdo con el  IMCO, carreras como Derecho, Arquitectura y Medicina son las de mayor demanda hasta ahora con 10 mil candidatos por ciclo; tienen una alta tasa de desempleo y salarios que apenas llegan a los 8,500 pesos mensuales en promedio.

En contraparte, Ingeniería en Minas y Metalurgia, Ingeniería Geomática e Ingeniería Química Metalúrgica, que de acuerdo con datos proporcionados por la Universidad Nacional Autónoma de México, sólo reciben entre 16 y 175 solicitudes por año; los egresados obtienen salarios que van desde los 11 mil hasta los 24 mil pesos mensuales.

Esto te da una idea de cómo se está moviendo el campo laboral en nuestro país y en casi todo el mundo, de ahí la importancia de que conozcas esta información para que al menos puedas tomar una decisión consciente.

Sabemos -insistimos en decirlo- que el sueño de una persona joven -y de casi todos en esta vida- es hacer lo que nos gusta y que, además, nos paguen por eso.

Entonces, es un hecho que deberás tomar en cuenta si estás en el nivel de preparatoria: según datos también del IMCO, un trabajador promedio gana hasta 95 por ciento más si tien carrera que aquel que no la tiene.

Por tanto, la educación universitaria siempre será una buena inversión, pero también toda aquella que emplees en el aprendizaje de disciplinas o áreas que no estén directamente relacionadas con tu carrera y que puedas reforzar fuera del aula, como por ejemplo, el inglés y, claro está, una segunda y hasta tercera lenguas.

¿Ya sabes cuándo vas a empezar?